Júpiter es el planeta más grande del sistema solar y se ubica en la posición quinta desde el Sol. Tiene un volumen que supera en 1.400 veces el de la Tierra pero su masa es de solo 318 veces superior a la de nuestro planeta. Esto se debe a que es un planeta compuesto principalmente por gases.

La densidad media de Júpiter es de tan solo una cuarta parte de la densidad de la Tierra. El planeta se compone principalmente de hidrógeno, argón y helio. De a poco, los gases atmosféricos se transforman en líquidos. El hidrógeno se encuentra tan compreso que está presente en forma de líquido metálico. El núcleo del planeta se compone de materiales rocosos helados.

Júpiter completa su órbita alrededor del Sol en solo 11,9 años terrestres. La distancia media que recorre es de 778 millones de kilómetros. La Tierra y Júpiter tienen períodos en los cuales sus órbitas se acercan y alejan. Este ciclo se produce cada 47 años y la distancia mínima a la que pueden llegar a estar ambos planetas es de 590 millones de kilómetros. La distancia máxima es de 676 millones de kilómetros.

El diámetro ecuatorial es de 142.800 kilómetros y demora 9 horas y 50 minutos en dar una vuelta completa sobre su propio eje. Esta velocidad de rotación y el hecho de que se componga especialmente de hidrógeno y helio hacen que tenga un ensanchamiento ecuatorial que puede apreciarse claramente cuando se observa a través del telescopio.

Un día en Júpiter tiene 9 horas y 50 minutos.

Un año en Júpiter equivale a 11,9 años terrestres.

Atmósfera de Júpiter

La atmósfera de Júpiter se compone principalmente de hidrógeno y helio también se encuentra metano, vapor de agua y amoníaco. Dentro de Júpiter, la presión es muy grande y ocasiona que los átomos de hidrógeno se rompan y liberen electrones así, cada átomo queda formado por protones. Este cambio de estado del hidrógeno da como resultado lo que se conoce como hidrógeno metálico.

imagen real de jupiter

El hidrógeno metálico tiene las propiedades físicas de un metal líquido. Es un excelente conductor eléctrico.

Los colores de las diversas franjas latitudinales de Júpiter son una muestra de su clima. Esas franjas, son nubes atmosféricas y tormentas. Cuando se observa a Júpiter a través de un telescopio no siempre es el mismo ya que esos patrones de nubes van cambiando en cuestión de horas o días.

La Gran Mancha Roja es una tormenta que tiene forma oval y su color presenta variaciones que van desde el color arcilla hasta el rosa y se mueve en sentido anti horario.

En la zona más exterior de la Gran Mancha Roja, el material allí presente demora en dar un giro completo entre cuatro y seis días. En las zonas más céntricas, no solo el tiempo es menor sino que también la dirección es aleatoria.

Auroras polares en Júpiter

aurora polarEn las regiones polares de Júpiter se observan muchas veces auroras polares como en la Tierra. Se cree que se forman debido al ingreso a la atmósfera de Júpiter de material procedente de la luna Io. No hay que confundir las auroras con los relámpagos que suelen verse sobre las nubes de Júpiter.

Campo magnético

Los estudios de infrarrojo de la sonda Voyager indicaron que la atmósfera de Júpiter se compone en un 87% de hidrógeno, la mayor parte del 13% que falta en su mayoría es helio. Dada que la densidad del planeta es baja se cree que el interior de Júpiter tiene la misma composición que su atmósfera.

La composición de Júpiter es muy similar al del Sol y al de otras estrellas. Se cree que Júpiter es fruto de la condensación de una gran parte de la nebulosa solar primordial (nube de gas y polvo interestelar de la cual se formó el sistema solar).

Gracias a las sondas Voyager 1 y Voyager 2 la NASA logró recolectar muchísima información científica sobre el planeta. Otras misiones como la Galileo de 1995 y la Juno también realizaron interesantísimos aportes.

Júpiter emite cerca del 40% de luz el resto la recibe del Sol. Emite su propia energía gracias a la contracción gravitacional del planeta. Si Júpiter tuviese una masa 100 veces mayor podría iniciar procesos termonucleares para convertirse en una estrella.

esquema jupiter

La atmósfera de Júpiter es muy turbulenta y fría. En la atmósfera superior se perciben fluctuaciones periódicas de la temperatura que indican cambio de los vientos. Las variaciones secuenciales de las nubes indican la presencia de enormes sistemas de tormentas ciclónicas.

El amoníaco presente en la atmósfera joviana (Júpiter) se congela en la parte superior de la atmósfera y llega a los -125 grados. Esto forma las nubes blancas que habitualmente se ve en muchas imágenes del planeta.

Las nubes más obscuras del planeta pueden deberse a la condensación de hidrosulfuro de amonio. En estas nubes, la temperatura es de -50 ° C. Estas nubes presentan orificios a través de los cuales emana radiación que llega a temperaturas de 17 ° C. Con el uso de radiotelescopios se logró detectar que la temperatura aumenta a medida que se desciende a capas más interiores.

En lo profundo de las capas del planeta se forma lo que se conoce como campo magnético joviano. En la superficie del planeta el campo es 14 veces más potente que el terrestre pero tiene una polaridad opuesta. Si lleváramos una brújula allí, esta apuntaría hacia el Sur. Ese campo es el responsable de grandes cinturones de radiación de partículas cargadas que rodean al planeta en unos 10 millones de km.

Impacto cometa Shoemaker Levy 9

Cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 se estrelló contra Júpiter en julio de 1994, se obtuvo información una gran cantidad de información extra.

Consecuencias del impacto del cometa

El impacto de trozos del cometa sobre la atmósfera de Júpiter generó el calentamiento de los gases interiores y los llevó a la superficie. Los astrónomos a través de la captura de imágenes y el análisis de estas se logró hacer un estudio detallado de los gases que componen el planeta.

Imagen del impacto de un fragmento del cometa Shoemaker-Levy 9
shoemaker levy 9 jupiter

Otros impactos

A lo largo de los años, impactos menores fueron registrados en el planeta pero entre los más destacados se encuentra el reportado en el año 2009. Ese impacto provocó una gran mancha negra.

Un año más tarde, dos astrónomos aficionados obtuvieron imágenes del impacto de un cometa sobre la superficie del planeta. En ese caso el efecto provocado fue similar al del flash de una cámara fotográfica.

Satélites de Júpiter

Hasta ahora se descubrieron 69 satélites naturales de Júpiter. De esos, 4 fueron descubiertos por Galileo Galilei en este artículo puedes leer las aportaciones de Galileo Galilei. Esos satélites son los más grandes de Júpiter y fueron bautizados con el nombre de los amantes de Zeus en la mitología griega (Júpiter es la romanización de Zeus): Io, Europa, Ganímedes y Calisto.

 

Imagen de Júpiter y los 4 satélites descubiertos por Galileo

Ío y Europa tienen la característica de ser densos y rocosos tal como los planetas interiores del sistema solar.
Ganimedes y Calisto, tienen densidades más bajas y están compuestos en su mayoría por hielo y agua.

Ganímedes es el satélite más grande del sistema solar. Es decir, es la luna más grande.

Calisto tiene un tamaño casi igual al de Mercurio.

Los astrónomos afirman que si Ganímedes y Calisto orbitasen en torno al Sol serían considerados planetas.

ganímedes luna jupiter

Ganímedes

Tanto Ganímedes como Calisto tienen cortezas heladas que presentan gran cantidad de cráteres. Se cree son consecuencias de una enorme cantidad de impactos que probablemente hayan sido causados por el núcleo de un cometa. Algo similar al bombardeo de asteroides que impactaron sobre nuestra Luna. Ganímedes tiene una atmósfera tenue de oxígeno.

La superficie de Europa es muy lisa, está cubierta con una capa de hielo que se cree que emergió del interior del satélite luego de la lluvia de impactos. Europa está rodeada por una suave nube de oxígeno.

luna de jupiter io

Ío

Ío es la luna más extraña de Júpiter. Tiene una superficie de color marrón y áreas blancas con importantes manchas negras. En Ío hay actividad volcánica. De hecho, la sonda Voyager detectó unos 10 durante su paso en el año 1979. Esos volcanes liberan dióxido de azufre que se condensa y forma una atmósfera transitoria. Las zonas blancas de esta luna es dióxido de azufre sólido.

Los Anillos de Júpiter

Los anillos de Júpiter fue otro de los grandes descubrimientos de la sonda Voyager 1. Este sistema de anillos es muy tenue y no es visible desde la Tierra. A diferencia de Saturno los anillos de Júpiter están compuestos por un halo interno, un anillo principal y otro secundario Gossamer.

esquema anillos jupiter

Estos anillos se componen de partículas de polvo que llegan al espacio luego de los impactos de los meteoroides sobre las lunas interiores de Júpiter (Metis, Adrastea, Tebe y Amaltea).

El anillo interior se extiende desde los 92.000 km hasta los 122.500 km contados desde el centro del planeta. Se compone por partículas de polvo que proceden del borde interior del anillo principal.

El anillo principal se extiende desde el fin del anillo interior hasta los 128.940 km dónde orbita Adrastea.

Los anillos de Gossamer son tenues y uniformes. El anillo Amaltea Gossamer se extiende desde la órbita de Adrastea hasta la órbita de Amaltea a unos 181.000 km de Júpiter. El anillo Tebe Gossamer se extiende desde la órbita de Amaltea hasta la órbita de Tebe a unos 221.000 km.

Los anillos y las lunas de Júpiter se mueven dentro de un cinturón de radiación que se compone de electrones e iones que fueron atrapados por el campo magnético de Júpiter. Esas partículas son parte de la magnetoesfera joviana que se extiende desde los 3 a 7 millones de kilómetros hacia el Sol y se estrecha hasta llegar a la órbita de Saturno a unos 750 millones de kilómetros.

 

¿Te ayudó este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…