Telescopio para niños

Muchos padres consultan qué telecopio comprar a un niño. La razón es que ellos buscan que los pequeños se aficionen a la astronomía pero la respuesta no es simple porque generalmente se busca un aparato barato ya que no se sabe con certeza que uso hará el niño de él.

El gran problema es elegir un telescopio que no sea un juguete y que además cueste poco dinero.

El dilema es que si se gasta poco dinero las imágenes no serán lo suficientemente atractivas como para que el pequeño sienta atracción hacia la astronomía.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que no es aconsejable comprar un telescopio que sea complicado de poner en estación a no ser que un adulto siempre pueda ayudar en esa operación.

El primer consejo que puede darse es que no debe comprarse un telescopio de juguete.

Estos generalmente se hallan en jugueterías u otros comercios. Anuncian grandes aumentos pero la realidad es que con ellos es imposible observar detalles interesantes. A pesar, que son económicos se desaconseja totalmente su compra ya que lo único que se logrará será desalentar al niño y alejarlo de la astronomía.

Características básicas de un telescopio

El detalle más importante de un telescopio es el diámetro. A mayor diámetro, mejores serán las imágenes. Claro que, a mayor diámetro, mayor es el precio.
Cada tipo de telescopio tiene un diámetro mínimo aconsejado. Como estamos hablando de telescopios ideales para niños una buena opción sería comprar un equipo con el tamaño mínimo aconsejado.

tamaños mínimos aconsejados de telescopios

Cuando se decide adquirir un telescopio es indispensable acudir a un comercio que se especialice en la venta de estos aparatos. También puede conseguirse buena información y asesoramiento a través de Internet ya que muchos de estas tiendas poseen un portal en la web desde donde no sólo responden las consultas sino también venden sus productos.

Otro punto muy importante a analizar es la montura. Esta debe ser lo suficientemente robusta como para soportar el peso del tubo. El tipo de montura que más se recomienda para niños es la azimutal. Estas son mucho más sencillas de utilizar que las ecuatoriales. Además, presentan la ventaja que son más económicas.

Otros elementos a los que no se les presta mucha atención pero que sin embargo, pueden mejorar notablemente las prestaciones del telescopio son los oculares. Estos pueden adquirirse por separado por lo que podrá ampliarse un poco el potencial del telescopio. Se recomienda poseer al menos un ocular de distancia focal alta (entre 25 y 40 mm.) porque estos permiten observar campos amplios y luminosos.

Los ideal, para comenzar las observaciones, es tener dos oculares. Uno con bastante aumento (será ideal para observaciones de planetas y de la Luna) y otro, como se dijo anteriormente, con bajo aumento para observar objetos de espacio produndo como cúmulos estelares o nebulosas.

Con un solo ocular sería suficiente para comenzar. Seguramente comprar uno de bastante aumento es lo más indicado porque seguramente los planetas serán lo que más llame la atención

Prismáticos astronómicos

Si no te alcanza el presupuesto para comprar un telescopio entonces podrías hacer una muy buena inversión comprando un buen par de prismáticos astronómicos. Estos son muy útiles incluso para gente que posee telescopios. Los astrónomos aficionados siempre hacen uso de los binoculares porque permiten hacer una exploración de campo amplio del cielo.

Los prismáticos recomendados para la astronomía son los de 10 x 50 mm. Con ellos, se pueden obtener imágenes interesantes de los cuerpos celestes. A veces, será indispensable contar con un trípode ya que el temblor propio de las manos dificultará la visión.
Estos aparatos precisan ser regulados por lo que se deberá enseñar al niño cómo hacerlo.

Los adultos no deben regularlos ellos mismos ya que cada ojo es diferente por lo que la visión no es igual en todas las personas.

Modelos de telescopio sencillos para un niño

El equipo más sencillo es un refractor de 80mm de apertura con montura alzimutal es un buen instrumento para comenzar. El precio de estos aparatos rondan los 150 USD o 200 USD. Un ejemplo, es el modelo de Celestron PowerSeeker 80.

Siempre se recomienda a los padres que no dejen el telescopio al alcance de los niños durante el día debido a que pueden sufrir daños irreversibles en la vista, incluso ceguera, en caso de observar el sol con el aparato. Es importante remarcarle lo peligroso que es realizar observaciones solares sin la correcta protección.

Otro modelo de telescopio que es muy usado por los novatos es el Celestron Firstscope 70EQEs un telescopio refractor para principiantes de 70mm de apertura y focal de 900mm. La montura es un ecuatorial 2, EQ2. El precio ronda los 200 euros.
Existen otras variantes del mismo equipo, pero fabricado por otras marcas con un precio de 100 euros.

Con este telescopio podrá observar especialmente la Luna, algunos planetas y el sol (siempre con filtro adecuado). No es bueno para astrofotografía.

Si acude a una tienda es bueno preguntar qué telescopios están a la venta con las siguientes características:
Apertura 70mm, focal 900mm y montura Azimutal.

Es un telescopio apto para toda la familia, así que no solo lo usará el pequeño, no debería considerarse solo un telescopio infantil.
La elección es una decisión personal.

 

¿Te ayudó este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
1 Respuesta
  1. luis

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y recibé nuestra Guía Elegir Telescopio ¡Gratis!

Suscríbete para formar parte de nuestra comunidad de usuarios y obtiene los siguientes beneficios:

  • Guía Elegir un Telescopio GRATIS
  • Descuentos en tiendas de astronomía. Es exclusivo para nuestros suscriptores
  • Novedades del mundo astronómico
  • Promociones especiales de equipo astronómico
Cerrar
Rellena con tus datos

Rellena con tus datos verdaderos requerirá confirmación del correo. La guía te la enviaremos a la dirección de correo con la cual te suscribas.